El amor a primera vista. Mi primera vez.

El día que puse por primera vez un pie en Amsterdam me enamoré. Fue ese sentimiento del que tanto hablan los libros; ese latido fuerte en el pecho seguido de una enorme sonrisa y en mi cabeza lo tuve claro, “algún día viviré en esta ciudad”.

Recuerdo como si fuera ayer el momento en el que lo pensé, creo que hasta sería capaz de identificar la bicicleta exacta que en ese preciso instante se encontraba entre el puente que daba al canal y yo. Y eso que en Amsterdam hay más bicicletas que habitantes, de hecho… hay casi 3 bicicletas por barba. El casi seguro que es por aquellos que se dejan barba, pero no les termina de crecer… ellos se quedan con dos bicicletas y media.

(…) en Amsterdam hay más bicicletas que habitantes, de hecho… hay casi 3 bicicletas por barba. El casi seguro que es por aquellos que se dejan barba, pero no les termina de crecer… ellos se quedan con dos bicicletas y media.

Y así fue como comenzó la aventura que cambió mi vida, mi trampolín hacia mi destino soñado; Australia.

Pero ¡para, para, ¿qué dices, tía loca? Si Australia está al otro lado del mundo! ¿Tú cuántos coffeeshops te has fumado solita? Jajaja, para nada, para nada, ¡si yo ni fumo!… Vayamos por partes. Si quieres saber cómo pasé de estar desempleada, desanimada ante la vida y sin hablar inglés a estar contándote mi historia desde una paradisíaca playa australiana while living the dream, sigue leyendo. Con detalles, con números, con datos prácticos, con toda todita la información y sin tapujos. Te lo contaré todo, todo y todo, por tres motivos:

  • Porque ¡todo es posible! Y voy a demostrártelo, con datos, sin trampa ni cartón y, lo más importante, ¡¡con sentido del humor!! Pero no solo para eso, sino para servirte de guía, para que cojas ideas y apliques todo aquello que te pueda servir. ¿Alguna vez has pensado en dar un paso gigante como el de irte a otro país, pero no sabes ni por dónde empezar? ¡Pues ya has empezado! Sólo tienes que seguir leyendo.

¿Alguna vez has pensado en dar un paso gigante como el de irte a otro país, pero no sabes ni por dónde empezar? ¿No sabes qué rumbo tomar en tu vida y necesitas algo de orientación? O tal vez estás en esa etapa de la vida en la que quieres reinventarte? ¡Pues ya has empezado! Sólo tienes que seguir leyendo.

  • Para hacer, mientras te cuento, lo que más me gusta en el mundo; ¡¡escribir!! Comunicar, transmitir, emocionar, hacerte reir…
  • Para que lo lea mi madre y así respire aliviada la mujer, que desde el otro lado del mundo es más complicado mantenerse al día.

Y por supuesto, para que formes parte de mi aventura y me acompañes en el increíble viaje que es la vida.

¿Listos?

Awesome… pues ponte cómodo que ¡¡allá vamos!!